Tai Chi y Chi Kong

 

¿Qué es el Tai Chi?
Es una técnica marcial interna de casi 400 años de antigüedad, que en la actualidad se usa como meditación dinámica mayoritariamente, donde se aprende a estar presente (minful), a fluir con el propio cuerpo y el del otro, y a integrarse en el movimiento del grupo, facilitando la sensación de pertenencia, salud física y psíquica. Combinado con Chi Kong yuda a repartir la energía acumulada por todo el cuerpo, facilitando la autoregulación organísmica.

https://www.youtube.com/watch?v=ibRxsK4J-c0

https://youtu.be/5Y2yqItgPjQ

¿Qué es el Chi Kong?
Es el Cultivo de la Energía, desarrollado desde hace 2.500 años. Poniendo el foco en diferentes centros de energía, meridianos, respiraciones y movimientos, conseguiremos una vida más larga y sana, llena de bienestar físico, emocional, y espiritual.

Dentro de las diferentes escuelas de Tai Chi y Chi Kong, ¿qué practicamos nosotros? Tras 23 años de práctica y aprendizaje en diferentes escuelas, hemos podido ir integrando la sobriedad y seriedad de la familia Yan, y la determinación, endureciendo y aflojando, de la familia Chen, en su ala más moderna, Hun Yuan, dentro de la cual, sigo aprendiendo. En otras palabras, la práctica incluye el uso de la mano (Tai Chi Chuan), en sus formas de 24, 36 y 48, la espada, el palo y el abanico, cuya comprensión ayuda a entender el movimiento de la energía más allá de nuestro propio cuerpo físico, rompe rigideces y pone claramente de manifiesto nuestras fisuras.

Especial agradecimiento quiero mostrar aquí al maestro de Chi Kong Alain Baudet, de quien he aprendido mucho como alumno y como intérprete, profesional y personalmente.

Dentro de las prácticas especializadas que podemos realizar, cuentan “Los cinco animales de Hua To”, Estiramiento de meridianos, Ba Duan Yin, la Respiración de Huesos, de Diamante, La Campana Protectora, Chi Kong con bastones, masaje, y otras técnicas milenarias de amplio reconocimiento.

A diferencia de la gran mayoria de escuelas que hay en España, el punto de enfoque principal que le damos a la clase no es tanto la acumulación de “formas”, coreografías, de distinto tipo, como el trabajo taoísta, meditativo y filosófico que hay detrás, aprovechándolo para la reconciliación con uno mismo y la conexión espiritual.

¿Para qué y para quién?
Estas prácticas son profundamente terapéuticas y respetuosas con el cuerpo, de manera que uno puede hacerlas independientemente de la edad y limitaciones físicas, como se puede ver en los parques chinos, donde ancianos practican todos los días. Está reconocido por estudios de diferentes universidades americanas, europeas y chinas, que los efectos sobre la salud son notorios: reduce el nivel de estrés, ansiedad, depresiones, insomnio, bruxismo, obsesiones, trae paz, estimula el sistema circulatorio, relaja tensiones tendinomusculares y actúa sobre la energía de los 5 elementos, órganos, meridianos y centros energéticos.