Cada persona es un mundo. Y cada mundo, un universo

El crecimiento personal es un camino hacia la toma de responsabilidad en la vida, a través del conocimiento de uno mismo y del equilibrio mental, emocional, físico y espiritual. Con la ayuda de diversas disciplinas cada uno de nosotros podemos tejer nuestro propio manto de amor y sabiduría con el que arroparnos en ese camino hacia la paz, la serenidad y, en definitiva, la felicidad.

Te invito a conocer más acerca de las herramientas que usamos: Gestalt, Movimiento Expresivo, Body-Coaching, Tai-Chi…

https://www.youtube.com/watch?v=UE7RF8Ctmwg

En palabras de otros:

Jorge es un terapeuta distinto. Ya me lo advirtió en nuestro primer encuentro: ‘yo me implico’. Llegué a él con muchas preguntas y me ayudó a ir dándoles respuestas. El tiempo que le confié asentó la raiz para afirmar mi camino en solitario por la vida. — Cloti

Participo en algunos de los talleres de fin de semana de Jorge Urrea, y salgo con la sensación de haber visitado durante unas horas un remanso de serenidad y descubrimiento. Descubrimiento de uno mismo, ya que aunque parezca algo fácil, es complicado encontrar una horas de auto-dedicación dentro de nuestras complicadas agendas. — Eva Muñoz

Mi experiencia con el trabajo realizado por Jorge Urrea ha sido muy satisfactoria. Realmente este tipo de formación ha sido totalmente nueva para mí y me dado la oportunidad de encontrar más paz , mas introspección y mas reconocimiento de los valores que de verdad deben mover la vida de las personas. Estoy muy agradecido al trabajo que hace Jorge Urrea. — Francisco Navarro, Associate Dean of: Executive MBA, MBA Part Time, Executive Master in Management, Masters in Finance

Hicimos un trabajo profundo. Un espacio, un lugar y un tiempo donde lo más importante fue lograr tomar contacto con la conciencia de esos prejuicios, miedos, sentimientos y creencias que nos limitan y nos atan. Se trató así de “un narrarse de otra manera” y aprender a navegar en otros relatos. Fue un aprender a mirarme de múltiples formas más esperanzadoras y bondadosas conmigo misma. Un trabajo que cada día lo veo reflejado en lo que ahora voy siendo, sintiendo, pensando, viviendo…Un espacio terapéutico donde el acompañamiento de Jorge fue fundamental. — María Margarita Echeverri Buriticá

Llegué a Jorge, o Jorge me llegó, tras una gran crisis existencial la cual me dejo completamente perdida. Estuve en proceso con él durante 5 años aunque a los pocos meses de empezar lo más gordo o evidente de la crisis ya se me había pasado. Ha sido el trabajo más gratificante que he hecho en mi vida, mil millones de veces más que mis 4 años de universidad y el consecuente diploma. Gracias a la ternura, comprensión, honestidad y herramientas varias para el desarrollo personal que tiene Jorge pude verme, reconocerme, aprender a ser gentil y respetuosa conmigo misma e incluso amarme. Estoy muy agradecida a la vida por haberle puesto en mi camino y a él por haberme acompañado y guiado en mi camino. — Cindy

La terapia con Jorge me ha supuesto una apertura de corazón, muy cerrado y acorazado debido a que había mucho dolor que yo no sabía canalizar.

A través de su “luz” como guía, de su cercanía como terapeuta, he podido iniciar un camino hacia el autoconocimiento, me ha ayudado a dar los primeros pasos para iniciar mi crecimiento personal. He visto reflejado en su espejo el dolor que yo no era capaz de expresar. Es una de las cosas que más me ha movido, que más me ha conmovido. También sus “cuentos” me han hecho entender lo que estaba pasando en mí y abrir mis ojos.

Simplemente, a su lado, he podido construir unas bases fuertes para poder edificar una vida más plena, más auténtica y sobre todo, con más amor y menos miedos. No todo es maravilloso tras la terapia. Sigo teniendo miedos, sigo teniendo dificultad en identificar mis sueños y hacerlos realidad. Sigo sin poder “casarme conmigo misma”. La diferencia es que ahora, pongo consciencia a todo ello. Me permito no quedarme ahí, en las “aguas estancadas”.

Hoy, tengo la valentía suficiente para tirarme al río de la vida, venga lo que venga. ¿Quién ha dicho que todo es alegría? Lo bonito es saber cómo ponerse de pie tras una caída. Jorge me has dado las herramientas suficientes y su acompañamiento.
Muchas gracias, Jorge.
— Sonia

Hace unos quince años que empezó mi viaje con el taichi-chuan- chikong y todavía sigo en él. Desde el Circulo de Bellas Artes hasta la sala Bakara (Campomanes) , pasando por el Templo de Debod o la Dehesa (con buen tiempo ). La perseverancia es un pilar fundamental para encontrar la armonía de cuerpo y mente en esta meditación en movimiento que es el taichí –chikong . Os animo a conocerla con todo mi entusiasmo. A mi me ha enseñado a respetar mis límites. — Greta

¡Gracias Jorge por ayudarme a ser el maestro de mi mismo! — Antonio Alonso

el trabajo con Jorge me ha aportado herramientas para facilitar el autoconcimiento y sobre todo para conseguir mi propia autoaceptacion, respeto y cariño. Me abriste una nueva ventana muy importante para mi — María

Maravilloso curso de Mindfulness en la naturaleza.El increíble entorno del Valle del Tiétar ayuda a centrar los sentidos, pero es el mimo, el cuidado y el respeto con el que te trata Jorge lo que hace que una se sienta parte indivisible de un grupo al que ha conocido pocas horas antes.
Gracias maestro por impulsarme a estar un poquito más cerca del “aquí y ahora”.
— Carmen González

“No quiero perder la pasión ni tampoco la locura…y como creo que todo es provisional,como la propia vida,es cuestión de seguir caminando aunque no sepamos hacia donde vamos” Carmen cita a Montserrat Roig — Carmen Costa

Jorge, a mi el trabajo contigo me ha ayudado a enfocar el quehacer diario (al menos a intentarlo!)de forma distinta. Me sorprendio cuanto se aprendia con el empuje de manos. Estar con el grupo de taichi, me sosiega — Carmen Jimenez

“Conecté con Jorge porque sentía que me encontraba en un momento de crisis personal importante, que afectaba a mi trabajo. Le había seguido durante un tiempo, para estar más segura de que podría confiar. No me ha decepcionado nunca. No se pierde un solo minuto con él, y tengo perfil directivo, donde la productividad es fundamental. Me ha dado un regalo impresionante: su acompañamiento constante sin intromisión, y eso es arte. Y me ha enseñado algo que no tiene precio: a tomar conciencia de todo y de mí misma para encontrar mis propias herramientas que me ayuden a VIVIR plenamente. He ido resolviendo conflictos en cada una de las sesiones.” — AHC

La experiencia del trabajo con Jorge Urrea es una rara avis en los procesos de coaching más habituales hoy día. Mientras que éstos se enfocan a lo mental y al hacer – hacer, Jorge, a través del cuerpo y de la atención plena, provoca auténticos cambios en la vida de sus clientes. Colaborar con él en proyectos profesionales convierte cada uno en una experiencia humana, cercana, de crecimiento y aprendizaje. — Alberto García Casillas, consultor RRHH y coach de comunicación

Grandes palabras para un pequeño servidor del silencio. Nico, Guardian de los Sonidos del Valle.