me he enamorado

 

Hoy en consulta me cuenta un cliente que se ha enamorado, que está feliz, que realmente hacía mucho tiempo que no se sentía tan ilusionado por conocer a alguien, que la sangre le bulle por las venas y se ha levantado con ganas de comerse el mundo. Yo que me implico mucho con mis clientes, para bien y para mal, hoy me llevo un alegrón por él. Le pregunto con excitación compartida cómo es, dónde la conoció, que le une a ella… Tengo ganas de saber más y hacerme un cuadro en la cabeza.

Y me cae un jarro de agua fría en la cabeza que se me desliza por la espalda hasta los pies:  “no bueno, todavía no la conozco realmente, pero he conectado con ella en FB, me ha aceptado como contacto y me encanta lo que cuelga”.

¿Tú qué pensarías al escuchar este testimonio? Cualquiera que tengo un mínimo de distanciamiento, se dará cuenta de que es una emoción loca, o al menos sobredimensionada. La Diana de su corazón, en realidad bien podría no ser una mujer, sino un hombre, un niño o una persona anciana, o fea por dentro o por fuera, o incluso un robot con inteligencia artificial. No hay certeza en el encuentro de almas, pero claro, para él, que estaba depresivo, salir del agujero, es lo que cuenta. Yo le acompaño con mucho tacto y sensibilidad para que no pierda la fuerza, y con una jarrita de agua, por si se la tengo que echar yo también por la cabeza, para que despierte, con dulzura.

Ahora te pregunto a ti lector: ¿esto que le ha pasado a este hombre te es ajeno? Yo que me conozco bien, afirmo como Ortega que nada de lo humano me es ajeno. ¿Tu corazoncito no ha palpitado por un desconocido, no ha sentido alguna vez que alguien que ha puesto un post en FB, escrito un libro, un horóscopo,  editado una canción o una película, en el fondo te estaba viendo a ti, y lo escribía para ti?

Sentirse vivo, enamorado, acompañado, sacado de la soledad, mucho más con la esperanza de compartir un horizonte de pareja o incluso la tántrica fusión espiritual se ha convertido en la nueva tentación para salir del aquí y ahora, y vivir una realidad inexistente, una Matrix que no era cierta, pero vamos creando entre todos poco a poco, los más tecnólogos y los más espirituales, que a veces coinciden y otras no.

Como mi trabajo pasa por el no juicio, sigo escuchando a mi cliente, con los sentidos bien despiertos, para poder acompañar de verdad y de paso tratar de aprender algo nuevo en cada ocasión, para seguir vivo y despierto. Pienso de repente, en lo bello de sentir, incluso si el amor no es correspondido. ¿A caso no sucede igual con el arte? ¿Cuantas lectoras de novelas románticas jamás abandonarán sus hogares familiares, pero son felices soñando por un rato con un pirata que las rapta y las lleva en barco por todo el mundo? Es locamente humano. Quien no enloquece nunca, siquiera en un entorno seguro, nunca ha vivido.

Finalizo la sesión despertando la conciencia de mi cliente, aliándome con la sensación de sangre despierta en las venas de mi cliente para preguntarle sobre su vecina, con la que empezaba a intimar. La cosa no es tan atractiva como en el FB, pero pinta bien: es maja, sencilla, alegre. Han quedado a tomar café, y el domingo irán a montar en bici, buen día para desconectar del sexto continente y disfrutar de una dosis de realidad mundana, que tiene menos fuegos artificiales, pero nutre capas más profundas.

Jorge Urrea es experto en gestión de crisis y autoconocimiento. Escritor y conferenciante multilingüe. www.psico-tao.com