un hombre como yo

Hace ya algún tiempo le preguntaban a mi esposa en un congreso de mujeres dónde se podía encontrar un hombre como yo, y si no había, cómo educarlo para que fuera sensible, colaborador, cuidador, etc. Me lo contó a la vuelta de su viaje y tras la risa, me quedé perplejo primero porque ese fuera un tema de conversación, y luego porque la gente no se dé cuenta de que yo no siempre he sido así.

Pensé en el auditorio y conecté con tantas historias de mi consulta, donde gente soltera, fundamentalmente mujeres, se quejan de que no encuentran lo que necesitan como pareja y claro, siguen solas y desesperanzadas. Yo normalmente paso tiempo, incluso semanas escuchando el dolor que hay debajo antes de intervenir, pero hoy me atrevo a publicar directamente lo que hago después:

Sinceramente no creo que ninguna persona, sea hombre o mujer, entre de buen grado a un vínculo donde la primera palabra es exigente.  Intento que la persona vea cuanto da a “sus pretendientes”, como pomposamente pone en Facebook una amiga mía cada vez que “les da una pista de cómo necesita que se acerquen a ella”, de manera pública y colectiva, casi desde el trono elevado, diría yo. (¿rescatará alguien a esta reina de su torre?)

Cuando leo estas declaraciones encuentro muchas cosas más que normales y deseables, lo que me parece  tan de cajón, que no entiendo muy bien la publicitación, pero como efectivamente no todo el mundo es como yo, puede que no esté mal comunicarlo. Lo que sí me parece que es un mal comienzo es la actitud con la que se empiezan estos movimientos, que es la exigencia.

Sinceramente no creo que ninguna persona, sea hombre o mujer, entre de buen grado a un vínculo donde la primera palabra es exigente. Incluso si como digo es en términos sanos y deseables, pero a nadie le gusta que le empiecen riñendo o amenazando con la retirada de amor antes de empezar. Todavía menos si la lista se completa con niños, dinero, estatus y saber apreciar la comida afgana y la música Kurda, por ejemplo.

Yo he sido uno de esos solteros maduritos, que tras una separación, estaba todavía en época de curar las heridas, por lo tanto no muy deseable para nadie; vamos que era una piltrafilla incapaz además de soportar exigencias, pero me encontré una persona que me dio antes de empezar a hablar, y luego siguió dando, a lo que gradualmente respondí dando. Cada uno lo hizo en su tiempo y mesura, pero dando. Eventualmente, tanto ha sido el dar y recibir que en pocos años hemos  tenido dos hijos, casa, árbol y libro conjunto publicado (Ingenio, sexo y pasión).

Nada de esto ha sido exigiendo, sino generando una relación donde uno desea estar cerca del otro, y crear algo juntos. No hicimos un macheo perfecto de nuestras afinidades, gustos, medidas y estudio de ADN. No. Nos limitamos a dar lo que podíamos y respetar el tiempo propio y del otro. Llegado el momento nos lanzamos a una mayor intimidad y compromiso estable, donde encontrarnos en paz o en guerra, pero encontrarnos, y crecer aprendiendo de lo que hay, y crear en base a lo que sí se puede.

Hubo un momento, en que todo parecía loco, pues la velocidad de transformación de uno, de otro y de la relación, fue muy alta, y a mí me provocaba vértigo, pero no era más que mi resistencia al cambio y mi necesidad de controlar un proceso incontrolable, donde muchas parejas que llevan todo aparentemente controlado y han vivido juntos durante años, se estrellan a pesar de las supuestas seguridades.

En conclusión, animo a todos los solter@s a dejar de pedir por adelantado y no mirar a los pretendientes como artículos de consumo, donde unos parecen mejores y otros peores. En esa subasta a mí no me habrían comprado. Atrévete a viajar acompañado, pues nunca se sabe, la historia, la literatura y el cine están llenos de ejemplos interesantes y sorprendentes como “El velo pintado”.

La clave está en aprender a dar y recibir, en respetar, intimar y comprometerse, para hacer viajes más interesantes que si uno se queda en la orilla guardando la ropa, o en la barrera sin salir a torear. Nadie da  garantía de que en un caso u otro, la relación sea sostenible y perdure en el tiempo, la mía tampoco, pero yo sí me atrevo a garantizar que la experiencia será infinitamente más rica e interesante que si uno se queda oteando el horizonte desde tierra.