Rutinas saludables para el confinamiento


Dada la crisis desatada por el corona virus, y la cuarentena actual, comparto algunas reflexiones de lo que debe ser una rutina diaria sana, para mantenerse sano física, emocional mental y espiritualmente:
1- Levántate a una hora normal, ni un muy pronto, ni muy tarde, todos los días. No entres en el caos ni dejes que te arrastre. Date tiempo de descanso, aprovecha, pero tampoco pases el día durmiendo.
2- Aséate por la mañana todos los días, aféitate y dúchate, lávate la cabeza y la barba regularmente (foco de infección).
3- Airea la habitación, haz tu cama, y las zonas comunes. Haz de la limpieza y cuidado del entorno, tu meditación diaria. Algo que te traiga calma en el hacer.
4- Cocina zen, tranquilamente, cosas saludables, con amor y dedicación. Las cosas saben distinto y el propio proceso de cocinar así te sentará bien.
5- Lee un libro, ayuda a nivel cerebral, fija la atención, estimula la imaginación, y no fatiga como las luces azules de los dispositivos electrónicos (que debes atenuar en ajustes).
6- Limita el uso de tecnología por motivos de ocio, refuerza el carácter obsesivo, hostil y antisocial. Además, el exceso de información (sobre todo la tóxica) nos hace entrar fácilmente en el pánico, falta de responsabilidad, xenofobia, odio en general… haz un uso virtuoso de la tecnología, que de por si no es mala, nos sirve para conocer y conectarnos, entre muchas cosas. Tómate un descanso para conectar con cómo te hace sentir lo que estás haciendo, leyendo o experimentando y pregúntate si te aporta o quita energía, si te sienta bien o mal, y actúa en consecuencia.
7- Aprovecha para profundizar en ti mismo, y en tus allegados. Es un regalo de las circunstancias. Mírate a los ojos y pregunta como estás, cómo te va la vida, cual es tu sueño al salir de aquí… igual con los demás. Aprende a escuchar sin juicio, sin intervenir con lo tuyo.
8- Conecta con los tuyos gracias a la tecnología y diles que les quieres, que no están solos. Mucha gente sufre a diario, pero ahora el aislamiento les hace más vulnerables. Ancianos, enfermos, deprimidos, solitarios, arruinados… Diez personas se suicidaban al día en España antes del virus. ¿Cuántos lo harán ahora? Refuerza los lazos que nos sostienen a todos.
9- Haz estiramientos y algunos ejercicios que despierten tu cuerpo a diario, incluso a lo largo del día, dependiendo de la edad, más o menos, más o menos intensos. La energía estancada se pudre, como el agua. Publicaré algunos ejercicios de chi kong en breve.
10- Reza, medita, haz técnicas de relajación, pinta con colores, rellena mandalas que puedes imprimir por internet, escucha música con atención, canta, toca un instrumento.
11- Lee sobre inteligencia emocional y autoconocimiento. Muy por encima de la crisis sanitaria hay una crisis económica, de valores, miedo, falta de solidaridad… Aprende pistas sobre cómo gestionarlo.
13- Da las gracias, aprecia lo bueno que has tenido hoy, conecta con tu abundancia en la limitación. Lo esencial es invisible la mirada (el Principito)
12- Haz un diario donde charlar contigo mismo, hacer introspección y dejarte un registro de tu evolución del que ser consciente, releyendo. Pide ayuda a familiares y profesionales si lo necesitas, te podemos dar teleterapia a distancia. No estás solo, estamos contigo.