Inteligencia artificial para la inteligencia espiritual

Leo un artículo de mi mujer, Sivia Leal, sobre inteligencia artificial y arte, del que destaca una composión musical, y este poema, y saco mis impresiones, pero primero ten tú las tuyas.
“He was silent for a long moment (Estuvo en silencio durante un largo momento)
He was silent for a moment (Estuvo en silencio un momento)
It was quiet for a moment (Estuvo tranquilo un momento)
It was dark and cold (Estaba oscuro y hacía frio)
There was a pause (Hubo una pausa)
It was my turn (Fue mi turno)”

¿Qué tal tu experiencia como lector? ¿Te ha conmovido? ¿te ha provocado imágenes en tu cabeza? ¿te deja ganas de seguir leyendo, o un eco de lo que allí pasa?
La máquina creó esto con solo la última y primera palabra, y no está mal. Consigue que yo atienda, quiera saber qué pasa, me hace sentir frío y desasosiego, incluso soledad pero para mi tampoco es genial, porque entre otras cosas solo llega a una conclusión lógica, y el alma humana se define precisamente en su falta de lógica aparente, en sus pequeñas veleidades que la hacen imprevisiblemente humana. Mi previsión de futuro es que sí, las máquinas irán invadiendo el ámbito creativo también, pintando nuestros paisajes reales e imaginarios con códigos binarios, que nosotros disfrutaremos en función de nuestra exclusiva capacidad de resonar en nuestro alma, en nuestra experiencia previa, en nuestro sentir más superficial y profundo a la vez. El que esté por sentir, sentirá, como puede sentir el onanista con un juguete a pilas. No seré yo el que le juzgue, con tal de que no olvidemos que la realidad es mejor, es infinitamente más compleja, no se define solo con unos y ceros.

Por otro lado, ¿dónde podrá aprender la máquina la espiritualidad del maestro creativo, que habría acabado el verso sosteniendo el vacío en silencio, testimoniando el efecto de su obra sobre nosotros, espectador de su propio arte que actúa en nuestras venas? Si los robots van a contestar a nuestras preguntas del alma, ¿dónde está el acompañamiento humano, la salida a la soledad? ¿Serán falsas sensaciones de compañía? Ahora hay un robot con forma de peluche foca, monísimo, (Nuka se llama en España, Paro en el extranjero), que hace compañía a los ancianos, con aparente muy buen efecto, lo que me recuerda a aquella gallega de la aldea que según contaba mi abuelo, pedía disculpas a los señores de dentro de la televisión, porque sus hijos habían comprado una televisión más pequeña que la anterior e iban a estar más incómodos (cuidando la relación como si estuvieran dentro, y la escucharan…). El tema no es nuevo, nosotros de niños acariciábamos a nuestro viejo seiscientos cada vez que amenazaba con volver a dejarnos tirados. Era un pensamiento infantil, mágico, que nos volvía más humanos en nuestra relación con la tecnología. Era cosa buena, inventada por nuestra mágica madre, pero hoy la rapidez de expansión de la matrix donde vivimos, es enorme y muchos ya viven más tiempo en el mundo mágico virtual que el real, para lo personal y lo profesional. Cuidado. Usar la inteligencia artificial a favor del factor humano es desarrollar Inteligencia Espiritual. Lo contrario es un embrutecimiento tecnológico que atonta y tira a Dios de los altares, cambiándolo por un becerro robot.
Jorge Urrea
Gestión de crisis y autoconocimiento.
Mindful Leadership, Humanizando la transformación digital